EL DISCÍPULO TOMA EL RELEVO…

mujer pobre

 

Hola. Soy el discípulo. El Anacoreta ha estado todo el día rondando. Se ha ido a comer con unos amigos al oasis vecino…Cuando han regresado han dejado la palmera casi sin dátiles…la verdad es que a ese hombre a veces no lo entiendo. En fin…que estaba tan cansado que ronca en el fondo de la Cueva.

Yo he seguido reflexionando sobre el sentido de la vida, y he encontrado este texto del Hermano Adriano, que quiero compartir con vosotros:

La Merchita me esperaba a las nueve. La he invitado a un café. A la Merchita la conocí hace quince años cuando podía aún lucir algo por la calle de Las Tapias (una calle del barrio chino de Barcelona llenos de prostitutas en aquél tiempo).

Tuve que intervenir por los problemas de su hijito, entonces de seis años. Y se resolvieron.

Cuando el chico cumplió diecisiete años, otros problemas: entró en la cárcel dos veces en poco tiempo.

La Merchita, ya mustia, ya sin nada que exponer ni lucir, sufría, atormentada por el porvenir de su hijo. Lloraba. Y muchos días a las nueve, me esperaba para desahogarse…

Ahora, el hijo trabaja en un taller desde hace cinco meses. Ahora la Merchita, morena, vestida siempre con ropa usada, desdentada, manos algo deformes, está contenta.

– Hermano, soy feliz. El chico trabaja y me da todo lo que gana y yo le doy para sus gastos. Yo tengo dos escaleras a la semana y un piso. En un horno me dan pan cada viernes, para la semana… Vamos tirando. Bien. Tranquilos. Soy feliz.

Así, con tan poquita cosa, Merchita es feliz.

Otros no pueden serlo ni con millones en el banco.

Merchita vive de pensión, y es feliz. Otros, con varios pisos y lugar de veraneo, no pueden sentirse felices.

Dios te bendiga, Merchita, y que puedas siempre ser feliz.”

Pues eso…Encontrar sentido a la vida es más sencillo de lo que nos creemos. Aceptar nuestra vida y vivirla por los demás…Con poca cosa se puede ser feliz…

¡Ah! Los amigos del Anacoreta son muy majos…Yo refunfuño porque me siento un poco abandonado…pero sé que no es verdad.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a EL DISCÍPULO TOMA EL RELEVO…

  1. Gloria. dijo:

    Pero… ¿ el anacoreta ronca ?Oh , Señor, no quepo en mi desencanto ¡¡¡El Anacoreta hace la vista gorda y no mira hacia la palmera. El importa un rabano los datiles…. le veo los ojitos felices al ver las pillerias de sus amigos….. Me temo que el Anacoreta sabe que está pescando. Es un gran pescador…. me temo que tiene unas magnificas redes y tiene el don de saber usarlas.Puedes estar tranquilo, sigues siendo su favorito. Te tiene presente en su corazón. Palabra.

  2. Gloria. dijo:

    jajajajjajajaja me me siento contenta, me hace mucho caso y nos dedica muchisimo tiempo ¡¡¡¡¡¡¡Besossssssssssssssss

  3. P dijo:

    La capacidad para sentirse infeliz es directamente proporcional a nuestro egoísmo. Para conseguir la felicidad, no se trata de cantidad, ni siquiera de calidad, sino más bien de predisposición, de fe.Un abrazoPablo

  4. Montserrat dijo:

    Querido discípulo;Cuando el Anacoreta termine de roncar, le comentas de mi parte que jamás olvidaré un día tan especial, que a parte de los dátiles, también me llevé el sol del desierto en mi piel y algo más profundo, y que el camello con sus amables portadores me dejaron sana y salva en mi casa. Ah, y que lo primero que hice al llegar fue buscar un libro que yo misma corregí, y que textualmente dice:"Xatonar: Espinjolar la bóta, tastant-ne el vi. També, Aixetonar".Así que, con vuestro permiso, hago un hoyo en la arena, escondo mi cabeza dentro y no vuelvo a salir hasta que me haya pasado la vergüenza.Un gran abrazo!

  5. Sandra dijo:

    Vamos discípulo!! Que no dejen fuera de la reunión!! Poneles sal al café con leche y azúcar a la carne, vas a ver cómo te dejan pasear con ellos!!Muy buena la reflexión, a veces lleva tiempo aprender a ser felices con poca cosa, pero cuando entendés el sentido de la vida, esas cosas pequeñitas se vuelven gigantes!!!Un abrazo enorme y feliz de saberlos reunidos!!

  6. Hari dijo:

    El pobre discipulo ha tenido que aprender en pocos días y de golpe, la de Ley del Desapego. Y ésta no es siempre agradable… por no decir casi nunca. Pero estoy segura que a partir de estos días, su relación con el Anacareta será, si cabe, más entrañable.. y seguro que la Fidelidad del discípulo hará que te acompañe allá donde vayas.Y con respecto a la entrada… el sentido de la vida es SER y Expresar aquello que SOMOS. Gotitas de Dios en nuestra Alma. Un Abrazo,Joan. Ha sido todo un Placer pasar por la Cueva y sobretodo constatar que es realmente como la imaginé: Un lugar lleno de Paz, Servicio, Humildad, Sencillez…

  7. Maria Teresa dijo:

    DA MUCHO QUE PENSAR ESTA NARRACION.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s