EL ANACORETA Y LA DEBILIDAD…

florecilla

El Anacoreta y su discípulo paseaban por las tierras resecas del desierto…Se paró y dijo:

– Mira. En el desierto todo parece seco y estéril…Pero, sin embargo, aquí y allá hay pequeñas briznas de hierba, florecillas casi invisibles, insectos…Son un elogia a la debilidad…

El discípulo escuchaba con cara de sorpresa…

– Sí. Aunque parezca extraño, son capaces de vivir en este ambiente tan extremo porque son sencillos…porque tienen pocas necesidades. Un elefante no puede vivir en el desierto…

Continuando el paseo añadió:

– Vivir…es vivir la debilidad, afrontar las dificultades…Transformar esa debilidad en sabiduría. Esas plantas y animales pueden vivir aquí, porque se han adaptado. Soñamos en grandezas…Imaginamos superhéroes…Pero nuestro destino es asumir nuestra debilidad, que, mal que nos pese, es inherente a nuestra existencia…Y es ella, precisamente, la que nos hace grandes…

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a EL ANACORETA Y LA DEBILIDAD…

  1. Soqui dijo:

    Y qué duro resulta a veces sabernos débiles y asumir esa debilidad con una sonrisaPosiblemente sean los años y el darme cuenta de que cada vez surgen más limitaciones, lo que me ha llevado a darme cuenta de que lo que tú expresas es una realidad, pero es una realidad dura y a mi me está costando mucho asumirlaGracias por hacernos pensar en las cosas pequeñas del día a día y darnos pautas para ayudarnos a superarlas, hoy me lo llevo para volverlo a leer cuando lleguen esos momentos en que todo se oscureceUn beso y feliz sábadoSoqui

  2. Zaratustra dijo:

    Pues es cierto Joan.Aunque se pueda caer en el acomodamiento y en el pasotísmo…,creo sinceramente que no es tu caso.Sabes de la gran debilidad ,de las imperfecciones de La Iglesia y sin embargo permaneces dentro de su seno;te has adaptado,aunque tu espíritu luche y se rebele contra tántas cosas,pero permaneces en píe.Otros no tuvimos tanta fortaleza y huímos cuando descubrimos cuánto habría que luchar para mantenerse en pié en la lucha por no caer en el acomodamiento adaptativo de los sencillos.Ya ves,no me parece que sea muy soberbio,pero no pude sobrellevar viendo a mi madre Iglesia comportándose como una ramera. No sólo no la defendí,sino que la denuncié y la crtitiqué a los cuatro vientos.Pero llevas razón,es la debilidad la que nos hace grandes,las pequeñeces cotidianas.Ya decía Teilhard de Chardin que todas las actividades del hombre son sagradas.Aunque,claro está todas aquellas que se hacen con humildad y espíritu bondadoso.Abrazos descarriados.

  3. P dijo:

    Al leer tu entrada, me ha venido este pensamiento: "En mi debilidad está tu fuerza Señor, porque con ella me enseñas humildad y ella me acerca a Ti".Un abrazo

  4. Hari dijo:

    La Sencillez de no es síntoma de debilidad. Es sintoma de una clara seguridad Interna, de un claro camino espiritual….de Paz., de Hacer lo que se tiene que Hacer… Se necesita dosis de gran Fortaleza para ser Sencillo. Bueno, este es mi punto de vista sobre la Debilidad. Aunque a lo mejor no he intepretado bien tu entrada, Joan. Cosa que no me extrañaría porque hoy me siento espesita como la crema fría de calabaza que acabo de tomar. :-PHari

  5. -Aterciopelada dijo:

    Joan gracias por compartir esta historia, me ha hecho de pensar y esta frase "Transformar esa debilidad en sabiduría" intentaré transformarla, me siento ultimamente, no sé desde hace una semana así muy triste y realmente no tengo razones…creo.Un fuerte abrazo.

  6. Gloria. dijo:

    A estas alturas de mi vida creo tener asumido que tan sólo soy una brizna de hierba…eso si , con flor incluida. Ni con flor, ni asumiendo mi diminuta existencia, logro sentirme grande y …. jolines ¡¡ me cuesta que la vida me haga cada vez más debil ¡¡¡( Me condeno, me condeno, me condeno… )Besos… esos , fuertes.

  7. amparo dijo:

    Completamente de acuerdo con el comentario de Hari. Pienso lo mismo. Sobran, por tanto, más palabras.Un abrazo.

  8. Carmeta dijo:

    Yo ahora mismo siento esa debilidad de la que hablas, me pude realmente me stá matandoliteralmente poco a poco, pero no sé ni puedo transformarla en sabiduria ni en nada.Un abrazo.Carmen

  9. Maria luisa dijo:

    No es más rico el que tiene más, sino el que necesita menos.En nuestras debilidades y carencias, resplandecela fuerza y el poder de Dios.Saludos afectuosos: María Luisa

  10. gOtaSmaR dijo:

    Vivir…es vivir la debilidad, afrontar las dificultades…Transformar esa debilidad en sabiduría. Esas plantas y animales pueden vivir aquí, porque se han adaptado. Soñamos en grandezas…Imaginamos superhéroes…Pero nuestro destino es asumir nuestra debilidad, que, mal que nos pese, es inherente a nuestra existencia…Y es ella, precisamente, la que nos hace grandes…ESTE PÁRRAFO….QUE CIERTO ES…LOS PEQUEÑOS DETALLES NOS NGRANDECEN Y LA VSIÓN PROFUNDA DE LS COSAS, LA FUERZA INTERIOR ES LO QUE NS HACE CRECE CADA DÍAUN ABRAZO JOAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s