EL ANACORETA Y LAS MUJERES POCO RELIGIOSAS…

inspector

 

Todos estamos acostumbrados a que llegue a casa el inspector del gas, de la compañía eléctrica, de telefónica…A la Cueva, en el desierto, de vez en cuando llega el inspector del Obispo. Por eso, el Anacoreta no se extrañó demasiado  cuando lo vio llegar.

Curiosamente esos inspectores no miran si la Cueva sanitariamente es correcta; si está bien ventilada; si el agua de la fuente es potable o la dieta correcta. Ni siquiera se interesó por  las horas de oración y de trabajo. Menos aún  por si cumplían la Regla, que él ignoraba totalmente. No. El Inspector llevaba una lista de preguntas teológico- dogmáticas y alguna queja por rumores que habían llegado al obispado, trasladadas por personas de contrastada fidelidad a la Iglesia (que, naturalmente, nunca habían estado en la Cueva).

Fue uno de esos rumores, el que hizo que el Anciano, primero riera a carcajadas y luego se pusiera serio.

– Nos ha llegado de fuentes solventes – dijo muy serio el Inspector – que en la Cueva pernoctan mujeres. Y muchas de ellas poco religiosas. Agnósticas. Ateas…

Como decíamos, el Anacoreta no pudo reprimir una sonora carcajada, pero luego poniéndose serio respondió:

– Perdone, monseñor (esos Inspectores suelen ser monseñores), pero si vienen aquí no es porque sean poco religiosas. No hay que confundir religiosidad con confesionalidad. Si vienen es porque buscan, porque se interesan por el espíritu…

Guardó silencio y…empezó a silbar una melodía. El Inspector, además de pensar en la mala educación de aquél anciano, como era un buen melómano, reconoció enseguida las danzas del Príncipe Igor. El Anacoreta, en cambio, pensaba en una película que vio cuando era joven. Aquella melodía se titulaba “Extraños en el paraíso…” Luego añadió:

– A veces los hombres somos extraños en el paraíso y necesitamos la mano de una mujer para que nos introduzca en él.

Miró profundamente al monseñor que no entendía nada y continuó:

– Siempre he creído saber algo sobre el paraíso. Siempre he creído que puedo enseñarlo a los demás. Pero en mi ancianidad me he dado cuenta, que no puedo entrar en el paraíso, sino es de la mano de alguien que lo desconoce. ¿Quieres un consejo?

Sin esperar la respuesta del Inspector dijo:

– Habla con una mujer no creyente y encontrarás la cumbre de la mística. Algún día lo entenderás…

El Inspector escribió en su informe: “Es un pobre anciano loco inofensivo”

Las Vísperas de aquella tarde, tuvieron un sabor especial para el Anacoreta y su discípulo….

No he podido ceder a la tentación de dejaros la canción que silbaba el Anacoreta:

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a EL ANACORETA Y LAS MUJERES POCO RELIGIOSAS…

  1. Normis dijo:

    Hay cosas que entiende solo la gente que mira con el corazon …. maravillosa melodia Joan , un abrazo

  2. Soqui dijo:

    Preciosa entrada Joan y claro, preciosa música y maravillosos recuerdos¿Quién dice que no podemos aprender de todas, absolutamente todas las personas que nos rodean, independientemente de sus creencias o de la falta de ellas?¿Quién dice que no podemos hacer el camino, cada un@ el nuestr@, acompañados por esas personas y muchas otras que a lo mejor no están muy bien vistas por la sociedad, (samaritanos, leprosos, cobradores de impuestos…..)¿Quién dice que no podemos abrir las puerta de nuestras casas y por supuesrto de la Cueva a todas esas personas? Jesús lo hizo, hagámoslo nosotr@s también y apredamos siempre un@s de otro@s…..decíamos ayer…… "lo esencial es invisible a los ojos"Un fuerte abrazo y feliz tardeSoqui

  3. Shi dijo:

    A las buenas tardes: Vaya, me sentido una leprosa muy afortunada, muchas gracias por tu tolerancia ¡Admirable! ¿Somos cosas por como pensamos y sentimos, enciclopedias pero sin alma, cicerones sin ética y moral, a no, perdón, con misticismo? ¡Gracias! Qué cosas, qué cosas, en fin mejor guardo silencio y me retiro por siempre. Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos.Shi.

  4. MARISOL dijo:

    He tocado las puertas del paraíso con esta voz. Hacía tiempo que no escuchaba a este cantante. Un abrazo y gracias por abrirme la puerta de tu cueva.🙂

  5. pepe dijo:

    Yo diría que no debemos confundir espiritualidad con confesionalidad. Posee espiritualidad aquella persona que cultiva los valores del espíritu. Desde ese punto de vista, efectivamente creo que la cueva es visitada por muchas mujeres con un alto nivel de espiritualidad, independientemente de credos religiosos.Un abrazo. Pepe.

  6. JESUS dijo:

    YO QUE HE ESTADO EN LA CUEVA Y TAMBIEN HE ESTADO EN TAIZE ( LAS COMPARACIONES SON SIEMPRE ODIOSAS) PUES OS DIRE QUE EN LA CUEVA LA UNICA MUJER QUE YO VI FUE MI SANTA ESPOSA QUE EN ESE MOMENTO QUE EN PRINCIPIO SOLO ERA MI SANTA ESPOSA PERO PRONTO SALIO LA PROFESION DEL ANACORETA Y LA DE ELLA Y YA FUE TODO SOBRE MIEL Y LIMONES O NO?PERO EN TAIZE VI A MUCHAS PERSONAS TANTAS COMO 50.000 EN UN CONGRESO INTERNACIONAL DE JOVENES CRISTIANOS QUE NO NOS CONOCIAMOS DE NADA PERO NOS UNIA UNA MISMA FE, UN SOLO SEÑOR DIOS Y PADRE Y LUEGO ESO TRADUCIDO A LA VIDA REAL QUE ME IMPORTA A MI QUE UNA PERSONA SEA JUDIO, MUSULMAN, ADVENTISTA, CATOLICO, MARONITA BUDISTA O MUSULMAN, SI TODOS BUSCAMOS AL MISMO DIOS CON OTROS APELATIVOS PERO DIOS PADRE TODOPODEROSO.UN ABRAZO DEL MAÑO JESUS

  7. Qart dijo:

    Pues vaya con el inspector del obispo, no pensaba que ellos fueran también tan superficiales. Supongo que, como en todas partes, habrá de todo también en la Iglesia. Abrazos.

  8. P dijo:

    Probablemente es mejor mantenerse siempre en un actitud de búsqueda que creerse poseedor de la verdad. Somos como polillas atraídas por la llama.Un abrazoPablo

  9. Gloria. dijo:

    ¿ Me comprendes ahora, Joan?Yo he llorado con esta entrada ( te doy mi palabra). Me encanta las danzas del Principe Igor, me quedaba boba( más de lo que estoy en la normalidad), escuchando a Gloria Lasso en ese maravilloso Extraños en el Paraiso y me siento afortunada por entrar cada día( casi) en la cueva de ese anciano llamado el Anacoreta. Me declaro en búsqueda constante, perdida en las profundidades de un mar de dudas a las que no encuentro respuestas. Y proclamo, aqui, escondida en la fecha de tu entrada, que los tirones de orejas no son más que mis gritos silenciosos pidiendo ayuda.Bendita la persona que tiende su mano al que ignora, ofrece sus dudas para compartir y acompaña en el silencio cuando no se puede encontrar las respuestas claras que se busca.¿ Recuerdas el día que te hablaba del "entendimiento"? Me gusta esa palabra. Dificil poseerlo.Un abrazo grandote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s