SALMO DEL HERMANO ADRIANO (114)

1007340168_marginado1

 

Un día el Hermano Adriano escribió este texto:

…Y copio varios párrafos de la carta de otro preso, al que esperan como mínimo otros veinte años de cárcel, y lleva cinco encerrado. Es joven. Vivía antes el presente sin reflexión. Y dice.

“… en sombras no quiero vivir; sino mis días a la luz del día…y le doy gracias a Dios en mi interior cada vez que nace un nuevo día…”

…quiero que mi paz interior no sea turbada por malos pensamientos ni ideas…”

…quiero seguir hacia delante. El camino es largo. Pero deseo un camino estrecho y aunque siga cometiendo errores, al menos deseo darme cuenta de ellos…”

…Tengo en mi corazón el sentido profundo que tiene la vida y mi vida, y siento que Dios existe y a El debo dar gracias que, aunque esté aquí, me ha dado el sentido y el conocimiento de quién soy yo y por qué existo…”

Cuando lo condenaron se desesperaba. Ahora ha encontrado a Dios y espera y vive.

A continuación escribió este salmo:

Te bendigo, Señor de los pequeños, por la capacidad de amor de los niños marginados, que tan poco conocen el amor.

Bendito seas, Cristo del Amor hermoso, por el amor de tantas madres jovencitas, que no saben qué hacer con su niño, pero le quieren con fuerza.

Alabado seas, oh Cristo de las sorpresas, por la necesidad de amor de tantos presos, que se apresuran a enamorarse a distancia, por una carta, por una mirada furtiva, por una revista.

Te amo y te bendigo, Señor de los perdones, por la sed de amor de muchas prostitutas y por el cariño que dan a tantos hombres desamparados de ternura.

Glora a Ti, Cristo de Canaán, que salvaste el honor de los desposados y les multiplicastes el vino; gloria a Ti por los besos tiernos de tantos jovencitos, a plena luz de nuestras calles.

Te bendigo también, por el amor que Tú comprendes y ¿bendices? de tantos homosexuales, que nosotros condenamos y no queremos comprender y despreciamos.

Gloria a Ti, Padre del Amor; Gloria Ti, Dios Hijo inmolado por Amor; Gloria a Ti, Dios Espíritu Santo, que avivas y sostienes nuestro amor.

Gloria a Ti, Dios Amor, por el amor que derrochan tantas personas que se dedican a los marginados.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a SALMO DEL HERMANO ADRIANO (114)

  1. amparo dijo:

    "… quiero seguir hacia delante…""… siento que Dios existe…"y estoy segura de que SIEMPRE bendice el amor porque Él lo es y, sólo su fuerza, es capaz de dar sentido a la vida.Un abrazo,Amparo.

  2. Soqui dijo:

    Menudo ejemplo que recibimos tantas veces de quienes a veces ni siquiera miramosCon veinte años por delante privado de libertad, seguía pensando que había un camino, aunque fuera estrecho y le daba gracias a Dios por cada día que nacía¿Por qué nos perdemos tantas veces en cosas sin importancia y nos olvidamos de lo principal? Y del salmo ya no digo nada, me ha encantadoGracias Joan por dejarnos estos textos Un abrazo de buenas nochessoqui

  3. Hari dijo:

    Creo que lo decís así: "Que la PAZ sea contigo".Un beso Joan.-Hari-

  4. Maria luisa dijo:

    Milagro de amor en la vida del Hombre! Cuando el pecador reconoce humildemente su miseria y se poneen las manos misericordiosas de Dios , una nueva Creación comienza a gestarse desde su debilidad, hasta dejarse traspasar por el corazón enamorado de Jesús. Bendigo a este joven que en la oscuridad vio brillar la Luz. Que el Don de Dios que es abundante lo colme de gracia y de ternura.Hermano y amigo, gracias por darnos a conocer el signo de Jesús en el rostro de los más pequeños y débiles.Un fuerte abrazo: María Luisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s